Nuevas políticas de inmigración para jóvenes

obama y alejandro mayorkas
El 3 de agosto de 2012, el Departamento de Seguridad Interna a través del director del Servicio de Inmigración, USCIS, Alejandro Mayorkas, anuncio que ya ha desarrollado las regulaciones a seguir en las aplicaciones para acción deferida para aquellos jóvenes que están en Estados Unidos desde niños y que empezarán a recibir estas solicitudes a partir del 15 de agosto.

Nuestras oficinas participaron en la teleconferencia ofrecida por USCIS en la cual se dieron más detalles sobre los requisitos anunciados el 15 de junio de este año por el Presidente Obama.

Recordemos quienes califican para este beneficio:

  1. Quienes tenían 30 o menos años de edad al 15 de junio de 2012 cuando la medida fue anunciada y 15 o más años de edad cuando soliciten la acción diferida y llegaron a Estados Unidos antes de alcanzar los 16 años de edad.
  2. Quienes han residido continuamente en Estados Unidos desde el 15 de junio del 2007 hasta el presente y estaban físicamente en los Estados Unidos el 15 de junio de 2012.
  3. Quienes se encuentren registrados en una escuela secundaria, (high school) o se hayan graduado de la escuela secundaria, o hayan obtenido un certificado de estudios de secundaria, “GED,” o sean miembros de las Fuerzas Armadas o los Guardacostas.
  4. Quienes no hayan sido convictos o encontrado culpables de haber cometido una felonía, un crimen pequeño significante o serio (“significant misdemeanor”) o tres o más crímenes pequeños no significantes y no son una amenaza para la seguridad nacional y el bien público.

El director de USCIS anunció que se van a usar dos formularios diferentes para solicitar la acción deferida y el permiso de trabajo, y que el costo total de las dos aplicaciones es de 465 dólares. El formulario para solicitar la acción diferida será publicado en el sitio de internet de USCIS el 15 de agosto.

Teniendo en cuenta que el costo actual para obtener un permiso de trabajo bajo otra categoría es de 380 dólares, creo que el costo de este proceso es razonable y fijado en miras de acomodar a los jóvenes elegibles, muchos de los cuales devengarán un salario en este país por primera vez gracias a este proceso.

No se permitirá solicitar la reducción o anulación de este costo y hay que pagarlo en su totalidad junto con el envío de la solicitud. USCIS ha anunciado casos muy específicos en los cuales algunos solicitantes están exentos del pago, pero para ser elegibles, habría que enviar esa petición con la evidencia antes de enviar la aplicación para la acción diferida.

Es importante aclarar que el director de USCIS se refirió a este proceso como uno que no busca deportar masivamente a estos jóvenes, sino como un esfuerzo para acomodarlos y por lo tanto expreso que las regulaciones requieren que las aplicaciones se envíen a CIS y no a ICE (involucrándose solo en casos excepcionales cuando el aplicante ya está en proceso ante ICE) y asegurando que la información suministrada por los aplicantes será confidencial y no distribuida a ICE o a los agentes fronterizos.

La seguridad por parte del Director Mayorkas de que la información se mantendrá confidencial, llega en un momento muy oportuno en el cual muchos de estos jóvenes se cuestionan que tan peligroso es para ellos o para sus familiares divulgar su información personal si por alguna razón su caso es denegado o aun si es aprobado y sus familiares están aquí indocumentados.

Aunque las regulaciones son muy claras en que este beneficio no se extiende a los familiares de estos jóvenes, a menos que califiquen por sus propios meritos, estoy segura de que la aclaración del Director Mayorkas apacigua muchas dudas y anima a estos jóvenes a seguir adelante sin temor.
Por otro lado, es importante anotar que en relación a esta política, USCIS aclara que si referirán a ICE convirtiéndose en casos de alta prioridad para removerlos del país, a aquellos solicitantes que cometan fraude en las solicitudes. Sin embargo es claro que si un caso es denegado porque el solicitante no cumple con todos los requisitos y no hay fraude involucrado o el solicitante no tiene convicciones criminales, ese caso será simplemente denegado y cerrado.

Es por eso que es importante que los jóvenes aplicantes por este beneficio se asesoren bien con abogados licenciados para practicar leyes en Estados Unidos y que estén familiarizados con este proceso, que conozcan las regulaciones. Hago un llamado público para que tengan cuidado de aquellos individuos que se hacen pasar por abogados o los llamados “notarios” quienes en Estados Unidos no son abogados y no están autorizados para dar asesoría legal. Estas personas les pueden dar consejos equivocados que pueden costarles no sólo el perder la oportunidad de obtener este beneficio, sino que peor, pueden implicarlos en fraude.

Las regulaciones contendrán solo un proceso de petición de evidencia adicional para darles la oportunidad de corregir algún error en las aplicaciones. Por eso es muy importante que los aplicantes tomen control de su proceso ya sea por ellos mismos o por parte de un abogado licenciado, o por fundaciones sin ánimo de lucro legalmente constituidas y que estén prestando este servicio a la comunidad. También, es aconsejable que atiendan las jornadas de educación organizadas por entes públicos en su comunidad.

No es muy claro si este beneficio será extendido una vez o indefinidamente. Hay quienes aseguran que será extendido indefinidamente y quizá aquellos apoyando la reelección del Presidente Obama así lo presentarán. El peligro de este tipo de políticas es que es una política y no una ley o una precedencia judicial o, ni siquiera, un mandato ejecutivo con vigencia propia. Es decir y como públicamente es conocido, una política puede ser implementada y dejarse de implementar de un día para otro, sin aviso previo ya sea por el mismo órgano o gobierno implementándolo o por uno nuevo que suba al poder. Así las cosas, celebremos el triunfo uno al tiempo, por lo pronto los dos años es lo que tenemos concreto.

La medida de considerar aplicaciones para viajes internacionales también viene muy oportuna ya que muchos de estos jóvenes podrán tener la oportunidad de cursar estudios por fuera como parte de sus prácticas estudiantiles, internados o veranos por fuera, que les permitirán expandir sus conocimientos. También se les abre la oportunidad de viajar al exterior en casos que ameriten su ausencia de la escuela y del país por razones humanitarias o de empleo temporal. Es importante aclarar sin embargo, que USCIS tiene la última palabra en cuanto a estos permisos de viajes los cuales, de acuerdo a lo anunciado, se decidirán individualmente de acuerdo a cada caso.

En mi opinión, este beneficio no es más que una solución temporal, la cual movida o no por razones políticas, ha creado un alivio temporal para nuestros jóvenes pero, a la misma vez, ha creado una falsa sensación de triunfo entre miembros del gobierno que ahora se han paralizado ante la medida tomada. Sin embargo, quienes la celebramos y apoyamos debemos ejercer cautela y recordar que estos jóvenes siguen enfrentando un limbo migratorio y que política tras política no es la manera de resolverlo de manera permanente.

Adicionalmente, USCIS indicó que este proceso está disponible solo para aquellos individuos que estaban aquí sin estatus legal el 15 de junio de 2012 o que entraron sin inspección y que aquellos individuos que tenían un estatus legal el 15 de junio de 2012, no cualifican para este beneficio. La aclaración anterior es importante porque muchos jóvenes con estatus legal el 15 de junio de 2012 se han quedado fuera de estatus en ese día o al día siguiente o van a quedarse fuera de estatus pronto porque no tienen forma de extender su estatus actual o de cambiarlo.

Para muchos jóvenes en esa posición, la decisión de dejarlos por fuera es “injusta.” Si la medida es injusta o no, es materia para otro escrito. Pero lo que sí es importante aclarar ahora, es que estos jóvenes deben actuar prontamente sabiendo que aun están a tiempo de remediar su estatus migratorio y que consultando con un profesional, un abogado licenciado, pudieran encontrar la solución antes de que se conviertan en indocumentados.

El Director Mayorkas también anunció que no sólo aquellos individuos que hayan obtenido un diploma de high school o un certificado de GED antes del 15 de junio del 2012 califican para este beneficio, sino también, aquellos que los obtengan antes de aplicar por la acción diferida. Ésta es una aclaración importante ya que inicialmente USCIS había anunciado que solo el que tuviera ya un diploma o un GED al 15 de junio calificaría. El cambiar esta política abre las posibilidades a cientos más de jóvenes que cumplían con todos los otros requisitos, pero que por alguna razón habían dejado de estudiar. Es algo muy positivo dentro de la política ya que promueve la educación y motiva a estos jóvenes a obtener sus diplomas de secundaria.

Por último, USCIS indicó que aquellos aplicantes que hayan sido convictos de una felonía, un crimen pequeño pero “significante” (serio) (significant misdemeanor) o tres o más crímenes pequeños (non-significant misdemeanors) no van a ser elegibles para este beneficio. Haber sido encontrado culpable o convicto de un DUI es considerado bajo esta política un crimen significante (serio), mientras que manejar sin licencia no va a ser considerado un crimen serio o significante; pero USCIS aclaró que la totalidad de los crimines cometidos por el aplicante los llevará a ejercer discreción sobre aprobar o no el caso.

Fuente: Nera Shefer – Voces.HuffingtonPost.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: