Santos creció y Mockus se desinfló

AP

Muchos analistas, encuestadores y votantes dan por seguro que Juan Manuel Santos, del Partido de la U, ganará la presidencia de Colombia este domingo y derrotará a Antanas Mockus, del Partido Verde, quien hace dos meses era el gran favorito.

Ahora las últimas encuestas le dan a Santos una ventaja de casi 40 puntos porcentuales sobre Mockus para la segunda y última vuelta.

Sin embargo, si Santos gana no hay consenso en qué tanto se parecerá o se diferenciará de su principal patrocinador, el presidente Álvaro Uribe, quien dejará el poder tras ocho años en el cargo.

Lo anterior se explica en el pragmatismo y los giros que ha dado Santos en su vida política: hizo parte del Partido Liberal, trabajó para gobiernos de diferentes tendencias, militó en la Tercera Vía y ahora defiende las tesis conservadoras de Uribe, un presidente popular en Colombia, pero con tensas relaciones con dos de sus vecinos, Venezuela y Ecuador.

Personas allegadas a Santos, como Lucía Jaramillo Ayerbe, directora programática de su campaña, le insisten a BBC Mundo que el candidato del Partido de la U “es diferente de Uribe”.

Otros analistas señalan que mientras Uribe -un abogado que estudió en Medellín y que es propietario de tierras en el noroeste del país- refleja mejor el mundo rural de Colombia, Santos -un economista nacido en Bogotá y ligado al periodismo- se identifica más con los sectores urbanos.

“Dimensión internacional”

Jaramillo, que ha trabajado muchos años con Santos, explica que el ex ministro de Defensa -famoso por la Operación Jaque y el ataque a un campamento guerrillero en Ecuador donde murió ‘Raúl Reyes’- “tiene una dimensión internacional muy distinta” a la de Uribe.

Además, según ella, a diferencia del saliente mandatario, que ha tenido una difícil relación con la rama judicial y con la Corte Suprema, Santos está empeñado en reconstruirlas.

Otra analista, Mónica Pachón, directora del programa Congreso Visible, de la Universidad de los Andes, considera que Santos tiene el desafío de construir su propia reputación, aunque aclara que no necesariamente tendrá que desprenderse de la herencia de Uribe.

“Yo creo que Santos establecerá su propia reputación y tendrá que aprovechar la gobernabilidad que le da su amplio apoyo en el Congreso para aprobar reformas estructurales en áreas como la justicia y la salud”, considera Pachón.

Más allá de las predicciones, muchos tienen claro que Santos es un hábil político, que sabe aprovechar muy bien las falencias de sus adversarios.

La mejor prueba es cómo remontó la Ola Verde que despertó Mockus en un momento de la campaña, cuando parecía imbatible.

Maquinaria vs contradicciones

La experiencia política de Santos, unida a la poderosa maquinaria partidista que lo acompaña, a la inocultable simpatía del gobierno de Uribe por su candidatura, a su estrategia publicitaria y a los errores de Mockus hicieron posible que el ex ministro hoy esté a las puertas de ser el nuevo presidente de Colombia.

El publicista argentino Angel Becassino, que vive hace varios años en Colombia, le dice a BBC Mundo que la Ola Verde fue “un fenómeno emocional, que se infló por el deseo de que el estilo de gobierno cambie”.

Mockus aprovechó el descontento con ciertos aspectos del gobierno de Uribe, que también tocan a Santos, como el escándalo por las ejecuciones extrajudiciales, pero tampoco quiso distanciarse mucho del actual presidente, para no perder electores uribistas.

La burbuja verde creció y Mockus entró “en contradicciones que la campaña de Santos se encargó de subrayar y volver relevantes”, añade el publicista.

Según Becassino, que ha trabajado en varias campañas políticas, la burbuja verde creció “demasiado temprano” y, además, la estrategia de Mockus “se pensó con cierta soberbia intelectual” y sobrevaloró el peso de las redes sociales.

“Influyeron los rumores”

Seguidores del Partido Verde, como el filósofo Gerrit Stollbrock, declaran a BBC Mundo que en la caída del apoyo a su candidato influyeron “algunos errores de Mockus en los debates televisivos, pero también los rumores que difundió la campaña de Santos”.

Todo eso distrajo a Mockus, que tuvo que dedicarle mucho tiempo a dar explicaciones sobre temas como su supuesto ateísmo, los impuestos, la eventual extradición de Uribe a Ecuador, los programas sociales y hasta los sueldos de los médicos.

Hasta Laima, su hija de 14 años, tuvo que difundir un correo electrónico, defendiendo a su padre.

“¿Qué demonios tiene que ver responder una pregunta tramposa sobre el sueldo de un médico general en 10 segundos con llevar a cabo una “reforma estructural al sistema de salud?”, se quejó Laima, a raíz de las críticas que recibió Mockus por una respuesta que dio en un debate televisivo.

Laima y otros seguidores de Mockus, como Stollbrock, critican que los candidatos sean valorados por la rapidez con que contestan en un debate.

Lo cierto es que las cartas parecen estar echadas y que todo indica que Santos no solo se creció y superó a Mockus, sino que probablemente se convertirá en el nuevo presidente de Colombia para los próximos cuatro años.

Fuente: BBC Mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: