Woods Staton, el Paisa Billonario!

Woods Staton
Woods Staton, el nuevo billonario colombiano que entra a la Forbes. http://t.co/jdkdQqdR — EL TIEMPO (@ELTIEMPO)

El dueño de la franquicia de McDonalds para América Latina, en diálogo con María I. Rueda.

Muchos colombianos nos sorprendimos al encontrar a un nuevo compatriota llamado Woods Staton, del que muy pocos han oído hablar, en la lista de billonarios de la revista ‘Forbes’, donde solo hay otros dos colombianos. Ahí solo aparecen quienes tienen un capital superior a mil millones de dólares. ¿Quién es usted?

Hay que preguntárselo en primer lugar a mi esposa (risas). Pero puedo decirle que soy hijo de padre brasileño, de madre checa, y que nací en Medellín, Colombia. En la clínica Medellín, a dos cuadras del parque Berrío. Viví en Colombia hasta los 14 años. Aún mantengo casa en Colombia y con este país conservo raíces muy fuertes, e intento venir por lo menos ocho semanas cada año.

Entre esa mezcla de padre brasileño, madre checa, pero nacido en Colombia, ¿qué jala más?

Definitivamente lo colombiano. Pero no sé, en realidad, si soy colombiano o soy paisa.

(Risas). Usted heredó una parte accionaria muy pequeña de la embotelladora de Coca- Cola en Colombia. Pero ¿cómo hizo la maroma de saltar de ahí a convertirse en el dueño de la franquicia de McDonalds en toda América Latina?

Trabajando mucho, para comenzar. Pero también admito que corrí con suerte. Estuve en el lugar adecuado en el momento correcto. Se dice que no hay cosa mala de la cual algo bueno no pueda acontecer ni algo bueno de lo cual algo malo no pueda pasar. Pues yo me peleé con mi familia en un momento dado hace años, lo cual para mí fue devastador porque mi abuelo era mi héroe, y a mí me encantaba la compañía Coca-Cola. Pero esa fue la génesis de lo que pasó después. Tuvimos grandes discusiones entre sus herederos (ya somos amigos todos de vuelta), pero me tocó independizarme, buscarme por mi propia cuenta algo que hacer, y fue ahí cuando salí de Colombia para después volver.

Por lo que vio y oyó en la cumbre empresarial de Cartagena, ¿Colombia va por el rumbo correcto?

No recuerdo que ni en Cartagena, ni en Colombia, haya habido un evento más importante para el país. Eso demuestra el liderazgo que está adquiriendo Colombia en el continente americano. Fuera de serie. Y las estadísticas están ahí, como lo dijeron los presidentes de Colombia y de México. Colombia como país va por un muy buen camino, luego de haber librado muchas batallas en los últimos 50 años. Pero en los últimos diez hemos visto una transformación, y la seriedad con la cual ahora el mundo trata a Colombia por sus instituciones, por su gente, por sus líderes, por sus ejecutivos, muchos de ellos mujeres, más que en cualquiera otra parte del mundo; es muy reconfortante. Hemos dejado de ser parias. Aunque con el pasaporte todavía nos piden demasiadas visas.

En la cumbre fue parte de la agenda el tema de la legalización de la droga. ¿Qué opina en su calidad de empresario?

Uno siempre escucha acerca de los problemas que causan las drogas en México, en Colombia, en Centroamérica, y la violencia que eso genera y la gente que es capturada. Pero uno nunca lee que del otro lado de la frontera estén capturando a bandas o a jefes. Me llama la atención eso un poco. ¿Por qué uno nunca lee que hayan agarrado a un líder de una banda de drogas en EE. UU., si allá está el mercado? No tengo claro si haya que legalizar el tráfico o no. Pero es evidente que si lo legalizaran, el precio bajaría. Pero el debate sobre la legalización es absolutamente válido porque le está costando una cantidad de plata y de vidas a todos estos gobiernos de América.

Vamos a los resultados concretos. Para los incrédulos, ¿qué es NEO, que fue lanzado en esta cumbre, y cuál es su compromiso con la creación de empleo?

NEO es una iniciativa conjunta del Banco Interamericano de Desarrollo y un grupo de empresarios. Se trata de un compromiso para disminuir la desocupación juvenil en Latinoamérica, con lo que han quedado comprometidas compañías de la categoría de Cemex, Caterpillar, Microsoft, Wallmart y Arcos Dorados, que es el nombre de la franquicia que opera la cadena McDonalds en América Latina. Somos los socios fundadores de una búsqueda para generar empleo y educación para un millón de jóvenes latinoamericanos durante los próximos diez años, para prepararlos en su búsqueda de sus primeros puestos de trabajo. (Lea acá: En Cartagena soplaron vientos de inversión foránea)

¿Cuántos empleos se compromete usted a crear con Arcos Dorados?

Treinta mil empleos entre jóvenes de América Latina en los próximos cinco años, a razón de 6.000 empleos por año en los próximos cinco años. Eso también incluye el trabajo de educarlos y capacitarlos. Aplicamos un proceso de educación muy fuerte en la compañía, invertimos más o menos 40 millones de dólares al año en entrenamiento, que va desde lo básico para la gente que entra hasta capacitarlos mediante convenios con la fundación Don Cabral en Brasil, o la Universidad de Harvard.

Un enorme compromiso. El desempleo sigue siendo el gran dolor de cabeza del Gobierno… ¿Qué más se puede hacer para disminuirlo?

Para generar más empleos hay que crear mayor actividad económica, más compañías. Más fuentes de ingreso económico para generar más fuentes de empleo. Y algo de lo que Colombia está haciendo con decisiones como entrar al TLC y abrazar las ideas de que no hay que tener barreras comerciales. Está ingresando a un mercado de mil millones de clientes potenciales.

¿Cuántos puntos McDonalds tiene usted en América Latina?

Casi 1.900. Pero la compañía está creciendo en Colombia a una tasa mucho más rápida que en el resto de países. Venimos en ese ritmo hace algunos años. Y por consiguiente aspiro a que la compañía tenga a más colombianos a bordo, no solo en el país, sino en México y Centroamérica.

¿Ha logrado latinoamericanizar la clásica ‘junk food’ que venden en McDonalds? Usted ha dicho que los sabores de su niñez son muy importantes en su vida…

Pues mire: nos tenemos que adecuar a los sabores locales, lo cual es fácil, porque consiste en hacer algunos cambios. Pero lo más importante y en lo que hemos trabajado mucho es en sacarnos el estigma de que somos una compañía de comida chatarra. Estamos trabajando con la Organización Mundial de la Salud, para ofrecerles una comida balanceada en McDonalds a los chicos. Comprometidos con no superar las 600 calorías por cajita feliz y hemos reducido el tenor graso, el sodio, la sal, y cada vez nos amoldamos más a los cambios de hábitos alimenticios de la gente.

¿O sea que la popular cajita feliz está en la vía de garantizar componentes alimenticios ricos y balanceados para la infancia de América Latina?

Sí. La meta, insisto, es no superar las 600 calorías, que es lo que pide la OMS.

Pero en América Latina también tenemos nuestros generadores autóctonos de calorías. En Costa Rica McDonalds ya ofrece ‘gallopinto’ en el menú. ¿En Colombia terminarán ofreciendo bandeja paisa o chicharroncito con chorizo?

Por ahora nuestra oferta es carne sin aditivos, pan de trigo muy bueno, papas fuera de serie…

¿Qué otros compromisos deja en Cartagena?

Personalmente, me acabo de comprometer con la Fundación Ronald McDonald para hacer un hospital en Cartagena. Ya encontraron la casa y pondré la plata para que eso arranque, en espera de que haya otras personas que también ayuden.

Otra faceta muy interesante suya es que le encanta el arte. Es coleccionista. ¿Qué es lo que más valora de su colección?

De pintores colombianos tengo a Pedro Nel Gómez, que no es muy conocido; unas esculturas de Botero, y luego me gusta mucho el arte latinoamericano. El mexicano Rufino Tamayo es para mí lo máximo, y me encanta el venezolano Jesús Soto. (Lea también: Woods Staton, el paisa que entró al club de los más ricos)

¿Cómo le pareció la exposición con motivo de los 80 años del maestro Botero en Ciudad de México?

Al entrar al Palacio de Bellas Artes, ahí estaban colgados David Alfaro Siqueiros y Rufino Tamayo, y al frente, Fernando Botero. Eso me conmovió mucho. Sus pinturas lo hacen sentir a uno bien. Pero una parte de su colección me impresiona especialmente, que es la serie de Abu Ghraib, absolutamente impactante. Fue el único que se atrevió a pintar ese episodio desde un punto de vista crítico, de protesta. Admirable.

Pero obviamente no tendría uno de esos cuadros en su sala…

No podría, porque la colección la tiene la Universidad de California.

Finalmente, usted aparece en el puesto 764 en una lista de 1.926 billonarios de ‘Forbes’. Eso equivale a ser muy rico. Pero también significa que hay 736 personas más ricas que usted. ¿Aspiraría el año entrante a subir de ‘ranking’?

Cuando me convertí en hombre de negocios, estaba estudiando Psicología. Y el día que le dije a mi mamá que iba a estudiar Administración de Empresas, dijo: ‘terrible. Serás un mediocre, como todos los hombres de negocios’. Pues estaba equivocada. Ella no se daba cuenta de que uno puede hacer muchas cosas desde esta plataforma en el aspecto social. El ranking en el que uno esté no importa. A mí me interesa ante todo la responsabilidad social.

Pero no me niegue que para la vanidoteca, es importante estar en la lista Forbes…

No, no, no… Para nada. El tema de seguridad se complica y el éxito no se mide por lo que uno tiene.

¿Entonces en qué?

En lo que uno da.

¿Y usted da mucho?

Me enorgullezco del empleo que he logrado crear, de las carreras en las que he formado a la gente, de la compañía que tengo y de las cosas buenas que hacemos.

No da muchas entrevistas. ¿Cuál fue la última entrevista que dio?

Esta.

(Risas). Me refiero a antes de esta… ¿Ahora que está el la lista Forbes, seguirá manteniéndose como un hombre de bajo perfil?

Prefiero andar por la sombrita.

MARÍA ISABEL RUEDA
Especial para EL TIEMPO

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 27.709 seguidores

%d personas les gusta esto: